back_to_top
  • Actividades, Sensibilización, Voluntariado

    Publicado el 22 febrero 2013

    Escrito por admin

    Tags

    ,

    He leído y revivido, en los comentarios de Caroline Lamaire sobre Kentaja: una lección de vida, mi experiencia en ese continente llamado África y en una ciudad,  Nkongsamba, a unos 120 kms. de Douala.

    Niños Kentaja Nkongsamba

    ra el 11 de Julio del 2012 que por primera vez viajaba a África, a Camerún y durante las 6h. y 30 m. del vuelo, desde París, me pasaron múltiples pensamientos, angustias, dudas, el tema del idioma y más, hasta que, al bajar del avión, noté la realidad: la humedad y el calor sofocante, por un lado, y que todas las personas tenían un color totalmente diferente de piel. Gran y bendito contraste.

    Cuando llegué a Kentaja, en Nkongsamba, era una época de lluvias constantes, encontré a un grupo de personas que me acogieron como si me conociesen de siempre no sin mostrar curiosidad por el recién llegado. Bueno, yo igual o peor.

    Recuerdo que las primeras horas fueron de expectativa, por mi parte, pero conversando con ellos les dije que quería ser uno más entre ellos, a pesar de la diferencia de color. Les comenté que deseaba ser como un balón de futbol y que todos imaginasen que podían “darme con el pie” para hacerme llegar a donde quisieran. Y así fue. Su carácter, su sonrisa y entrega me engancharon. ¡Qué maravilla!

    Mercado Nkongsamba

    Comprar en el mercado a cielo abierto, bajo lluvia y barro, hablando con las personas que ofrecían sus productos, compartir todo lo poco que tienen y te dan, recibir afecto sin pedirlo, escuchar e intentar entender sus inquietudes, visitar rincones de la selva en donde están trabajando los sacerdotes Michel, Frederick y otros con muchos colaboradores en condiciones muy difíciles, siendo muy queridos por sus parroquianos, etc. Y pude comprobar el gran respeto que se les tienen a los niños y, en especial, a las personas mayores que son fuente de experiencia y sabiduría. Ha sido una gran experiencia personal, física y espiritual, que no dejo de cultivar cada día en un mundo, el nuestro, tan difícil. Un gran regalo.

    Y si me permiten los lectores, resumo en el escrito que les dediqué el día que cumplía 66 años y en vísperas de partir de nuevo a Barcelona, mis sentimientos:

    Cuando llegan los momentos de decir adiós, nos invade un sentimiento de tristeza cuando el tiempo pasado ha sido un gran regalo y es lo que me está ocurriendo en estos momentos.

    Alegremente, cuando me comentó José Luis (*)  si quería ir a Camerún,  le dije que me había apuntado al viaje y a medida que se acercaba el día, me crecía la angustia a lo desconocido.

    Ahora, no solo perdí la angustia, sino que deseo ser aceptado como uno más de vuestra tierra, Camerún, que me llevo en lo más íntimo de mi persona y que ha sido una de las mejores cosas de mi vida.

    Hoy celebro 66 años de mi existencia entre vosotros, cosa impensable, y que doy gracias a Dios por estar aquí con este maravilloso grupo. En este día, el mejor regalo que he recibido es vuestra amistad, amor y la alegría externa de vuestra gran y sincera sonrisa que contrasta con el color hermoso de vuestra piel.

    Y desde dentro, desde lo más profundo de vuestro ser, ese irradiar PAZ, entrega, amor y los deseos de hacer lo que hay que hacer, en cada momento, con total aceptación.

    Comida con educadores Kentaja

    A los más jóvenes, gracias por aceptar a una persona mucho más mayor. Puedo deciros que de cada uno y una de vosotros y vosotras he recibido el regalo de vuestra existencia, la frescura de la gente joven y he aprendido una cosa muy importante: el estar siempre pendientes de los demás sin que os lo digan. Y de los mas adultos, una aceptación total de mi presencia entre vosotros y vuestra sincera amistad.

    Seguramente he hecho algo que no os puede haber gustado, o por falta de conocimientos por mi parte haya hecho mal. Ruego sepáis disculparme y olvidarlo.

    Y quisiera despedirme, con las últimas palabras de San Pablo a los Corintios (13,11-13): “Termino, hermanos, deseando que viváis felices y que busquéis la perfección en vuestra vida. Animaos y vivid en armonía y paz, y el Dios del amor y de paz estará con vosotros. Saludaos los unos  a los otros con un beso santo. Todos los hermanos en la fe os mandan saludos. Que la gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la presencia del Espíritu Santo estén con todos vosotros”.

    Y esto es todo. La Kentaja existe, sus gentes son un gran regalo y ellos, como nosotros, no han pedido permiso para nacer. Sus padres y los nuestros nos han dado la vida, cada uno de nosotros hemos nacido en lugares diferentes y, por ello, no deben existir comparaciones. Ni mejores ni peores: somos diferentes y ese es el gran don y regalo de existir.

    Esteban Rifá.

    (*) Nota para el lector: José Luis Fernández, es sacerdote de la Diócesis de Barcelona y con más de 50 años de experiencia en Camerún / Kentaja con el que viajé. Puedo decir que junto a Michel y otras personas, hoy existe Kentaja.

  • 0 Comentarios

    Hecha un vistazo a algunas de las respuestas que hemos recibido de este artículo.

  • Deja una respuesta

    Haznos saber que opinas.

  • Name (required):

    Email (required):

    Website:

    Mensaje:


    2 + = once

PHVsPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hYm91dDwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Fkc19yb3RhdGU8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfMzAwX2Fkc2Vuc2U8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF8zMDBfaW1hZ2U8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzL3dvb3RoZW1lcy0zMDB4MjUwLTIuZ2lmPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfMzAwX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cud29vdGhlbWVzLmNvbTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzE8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LmFmcmljYWVzcGVyYW56YS5jb20vd3AtY29udGVudC90aGVtZXMvb3BlbmFpci9vcGVuLWFpci9pbWFnZXMvYWQuZ2lmPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfaW1hZ2VfMjwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cuYWZyaWNhZXNwZXJhbnphLmNvbS93cC1jb250ZW50L3RoZW1lcy9vcGVuYWlyL29wZW4tYWlyL2ltYWdlcy9hZC5naWY8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9pbWFnZV8zPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tL2Fkcy93b290aGVtZXMtMTI1eDEyNS0zLmdpZjwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzQ8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzL3dvb3RoZW1lcy0xMjV4MTI1LTQuZ2lmPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfaW1hZ2VfNTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cud29vdGhlbWVzLmNvbS9hZHMvd29vdGhlbWVzLTEyNXgxMjUtNC5naWY8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9pbWFnZV82PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tL2Fkcy93b290aGVtZXMtMTI1eDEyNS00LmdpZjwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF8xPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL2V4YW1wbGUuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vZXhhbXBsZS5jb208L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfMzwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cud29vdGhlbWVzLmNvbTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF80PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzU8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb208L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfNjwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cud29vdGhlbWVzLmNvbTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FsdF9zdHlsZXNoZWV0PC9zdHJvbmc+IC0gZGVmYXVsdC5jc3M8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hcmNoaXZlczwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FzaWRlc19jYXRlZ29yeTwvc3Ryb25nPiAtIFNlbGVjdCBhIGNhdGVnb3J5OjwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2F1dGhvcjwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYXV0b19pbWc8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Jpbzwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2NhdF9taWRfMTwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fY2F0X21pZF8zPC9zdHJvbmc+IC0gZmFsc2U8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19jYXRfbWlkXzQ8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2NhdF9taWRfNTwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fY2F0X21pZF82PC9zdHJvbmc+IC0gZmFsc2U8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19jYXRfbWlkXzc8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fY2F0X3RodW1iX2hlaWdodDwvc3Ryb25nPiAtIDE0MDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2NhdF90aHVtYl93aWR0aDwvc3Ryb25nPiAtIDIwNzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2NvbnRlbnQ8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2NvbnRlbnRfZmVhdDwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fY3VzdG9tX2Nzczwvc3Ryb25nPiAtIC5hZmNvbnRhY3R7Zm9udDoxLjFlbSBHZW9yZ2lhLCBcIlRpbWVzIE5ldyBSb21hblwiLCBUaW1lcywgc2VyaWY7IGNvbG9yOiM0ODRhNGI7fQ0KLmFmY29udGFjdCBzcGFue21hcmdpbjowOyBwYWRkaW5nOjA7fQ0KLnRpdHVsb2NvbnRhY3R7Zm9udDoxLjhlbSBHZW9yZ2lhLCBcIlRpbWVzIE5ldyBSb21hblwiLCBUaW1lcywgc2VyaWY7IGNvbG9yOiM5MjliYTM7IHBhZGRpbmctYm90dG9tOjVweDsgcGFkZGluZy10b3A6MTVweDt9DQpoNiB7Zm9udC1zaXplOjE4cHg7IGZvbnQtZmFtaWx5OiBBcmlhbCwgSGVsdmV0aWNhLCBzYW5zLXNlcmlmOyBjb2xvcjojMGI4OGI3OyBtYXJnaW46MDsgfQ0KaDd7Zm9udC1zaXplOjE0cHg7IGNvbG9yOiNmZjMzMDA7IGZvbnQ6IEFyaWFsO30NCi5jb3JfdmVye2NvbG9yOiNiYzRkMTB9DQouY29yX2F6dXtjb2xvcjojMGM5N2NjfQ0KLmNvcl92ZXJ7Y29sb3I6IzZhN2YxOX08L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19jdXN0b21fZmF2aWNvbjwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2VtYWlsPC9zdHJvbmc+IC0gPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fZXhjbHVkZV9jYXRzPC9zdHJvbmc+IC0gZmFsc2U8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19mZWF0dXJlZF9jYXRlZ29yeTwvc3Ryb25nPiAtIEFjdGl2aWRhZGVzPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fZmVhdHVyZWRfcG9zdHM8L3N0cm9uZz4gLSA0PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fZmVhdF9pbWFnZV9oZWlnaHQ8L3N0cm9uZz4gLSAxOTU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19mZWF0X2ltYWdlX3dpZHRoPC9zdHJvbmc+IC0gNTQwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fZmVlZGJ1cm5lcl9pZDwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlZWRidXJuZXJfdXJsPC9zdHJvbmc+IC0gPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fZmxpY2tyX2VudHJpZXM8L3N0cm9uZz4gLSBTZWxlY3QgYSBudW1iZXI6PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fZmxpY2tyX2lkPC9zdHJvbmc+IC0gPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fZ29vZ2xlX2FuYWx5dGljczwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2hvbWVfb25lX2NvbDwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29faG9tZV9wb3N0czwvc3Ryb25nPiAtIDQ8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV9kaXNhYmxlPC9zdHJvbmc+IC0gdHJ1ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ltYWdlX2hlaWdodDwvc3Ryb25nPiAtIDE3MzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ltYWdlX3NpbmdsZTwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29faW1hZ2Vfd2lkdGg8L3N0cm9uZz4gLSAyMzA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19sb2dvPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5hZnJpY2Flc3BlcmFuemEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvOC1sb2cucG5nPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fbWFudWFsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tL3N1cHBvcnQvdGhlbWUtZG9jdW1lbnRhdGlvbi9vcGVuLWFpci88L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19yZXNpemU8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2hvcnRuYW1lPC9zdHJvbmc+IC0gd29vPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2hvd19ibG9nPC9zdHJvbmc+IC0gZmFsc2U8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaW5nbGVfaW1hZ2VfaGVpZ2h0PC9zdHJvbmc+IC0gMTAwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2luZ2xlX2ltYWdlX3dpZHRoPC9zdHJvbmc+IC0gMTAwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdGFiczwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdGhlbWVuYW1lPC9zdHJvbmc+IC0gT3BlbiBBaXI8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb190aGVfY29udGVudDwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdGh1bWJfaGVpZ2h0PC9zdHJvbmc+IC0gMTQ1PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdGh1bWJfaW1hZ2VfaGVpZ2h0PC9zdHJvbmc+IC0gNzU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb190aHVtYl9pbWFnZV93aWR0aDwvc3Ryb25nPiAtIDc1PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdGh1bWJfd2lkdGg8L3N0cm9uZz4gLSAyMTg8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb190d2l0dGVyPC9zdHJvbmc+IC0gPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdXBsb2Fkczwvc3Ryb25nPiAtIGE6Njp7aTowO3M6NjM6Imh0dHA6Ly93d3cuYWZyaWNhZXNwZXJhbnphLmNvbS93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzgtbG9nLnBuZyI7aToxO3M6NjQ6Imh0dHA6Ly93d3cuYWZyaWNhZXNwZXJhbnphLmNvbS93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzctbG9nby5wbmciO2k6MjtzOjY0OiJodHRwOi8vd3d3LmFmcmljYWVzcGVyYW56YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy82LWxvZ28ucG5nIjtpOjM7czo3MToiaHR0cDovL3d3dy5hZnJpY2Flc3BlcmFuemEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvNS1sb2dvX2NvcGlhMi5wbmciO2k6NDtzOjcwOiJodHRwOi8vd3d3LmFmcmljYWVzcGVyYW56YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy80LWxvZ29fY29waWEucG5nIjtpOjU7czo2NDoiaHR0cDovL3d3dy5hZnJpY2Flc3BlcmFuemEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvMy1sb2dvLnBuZyI7fTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3ZpZGVvX2NhdGVnb3J5PC9zdHJvbmc+IC0gU2VsZWN0IGEgY2F0ZWdvcnk6PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdmlkZW9fcG9zdHM8L3N0cm9uZz4gLSBTZWxlY3QgYSBudW1iZXI6PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdmlkcGFnZTwvc3Ryb25nPiAtIFNlbGVjdCBhIHBhZ2U6PC9saT48L3VsPg==