back_to_top
  • Actividades, Voluntariado

    Publicado el 11 febrero 2011

    Escrito por admin

    Tags

    Son treinta, tienen entre cinco y trece años, seguidos y guiados por dos más de dieciséis y vente y dos educadoras. Esta «mini sociedad» nos deja mudos. Directamente llegados de Europa estamos estupefactos y profundamente conmovidos por el sentido de responsabilidad y la educación que tienen. Tan pequeños, de vivencias tan trágicas y esa nobleza, esa cortesía que les envuelve. No tienen casi nada, no hacen cada comida pero nunca se quejan, y la menor ocasión les conduce a bailar, cantar y reír. Nuestros pequeños europeos tendrían tanto que aprender de ellos, de su humildad, su gratitud, de su conciencia y respeto hacia el otro. Del pequeño al mayor se activan y colaboran al buen desarrollo de cada jornada, las tareas y el aprendizaje se transmite de los grandes a los pequeños.

    En el colegio son cincuenta por clase, no tienen más que un lápiz y una libreta pero una sed de aprender deslumbrante. Que rabia al pensar en los que lo tienen todo y que siempre se quejan de todo, nosotros los primeros. Parece que la abundancia, esta sobre-abundancia, nos desposee de lo esencial: del amor, la generosidad, resumiendo, el espíritu de vida.

    Estos niños que cantan y bailan para darnos las gracias por unos sacos de comida nos arrancan el corazón, nos obligan a calientes lagrimas y nos sumergen en una atmósfera surrealista, una mezcla de tristeza y de gran felicidad..
    Estos hombrecitos y mujercitas nos van a enseñar tanto. Llegar a África con el sentimiento de enseñar a los otros es un error. Son ellos quienes nos pondrán al tanto en cuanto al real valor de las cosas, a la esencial simplicidad.

    DE VUELTA A EUROPA

    ¡Que sensación mas extraña! La impresión de que ha sido un sueño, todo es tan distinto. Ese olor, ese calor que nos apega, esa manera de hablar que nos ha robado miles de sonrisas, esos apretones de manos y abrazadas, ese pimiento devastador…. Todo se quedó allá. Y aunque llenos de sensaciones, de emociones y de recuerdos para siempre, una extraña soledad nos acapara. Y el miedo, el miedo de recaer en nuestras costumbres y nuestra insaciable necesidad de todo. El miedo de olvidar lo esencial. El miedo de no volver a ver a los que nos acompañaron y el de saber lo que será de todos estos niños. Todos esos que quieren ser jugadores de fútbol, cantantes, costureros, militares o presidente. ¿Que será de ellos al hacerse grandes esos pequeños que me robaron el corazón? ¿Que recuerdo tendrán de nosotros? ¿Que piensan de nosotros? Y yo, que es lo que pienso de mi? Aunque los momentos de risas y de alegría hayan sido del viaje, la sensación de haber venido con un regalo de llevármelo al irme no deja de atormentarme. ¿Hemos hecho bien? Pintura, teatro, juegos, mimos y adiós hasta nunca? Nuestro enfoque hacia los centros ha sido lúdico, ese era nuestro propósito pero me siento culpable de tan poco, de darles algo que no perdurará una vez nos hayamos ido.

    La vida en África es una verdadera lucha para sobrevivir, hay que comer para vivir y trabajar, encima las condiciones son muy difíciles y precarias para lograrlo. No hay tiempo ni medios para darles a los niños una parte de juego, una parte de infancia. Sin embargo vi brillar sus ojos, les vi expresar emociones escondidas por dentro mientras hacían juegos de teatro o de otro tipo. El arte ayuda a vivir mejor. Estoy segura. Ayuda a liberarse de numerosos pesos y estos niños y sus educadores lo necesitan grandemente. Pero este discurso europeizado de alguien que come según su hambre tiene sonoridades de las más estúpidas, transpuesto en ese mundo al estado bruto dónde los pies están usados y los vientres vacíos.

    Estoy convencida de que un voluntariado lúdico asiduo les sería capital por eso me dirijo a todos los que quieran aprender sobre ellos, sobre los demás y quienes quisieran ofrecer momentos lúdicos y artísticos a pequeños y mayores, que se vayan a la aventura y puedan dar un poco de ellos. Estos niños tienen derecho a una parte de infancia, una parte de locura y de despreocupación. Y sería del interés de nuestros propios hijos de aprender de estos niños de ébano.

    Por Caroline Lemaire

  • 3 Comentarios

    Hecha un vistazo a algunas de las respuestas que hemos recibido de este artículo.

    1. oct 11th
      Reply

      Quel beau témoignage !
      Du fond du coeur merci!,
      en lisant, je retournais là-bas.
      Vos mots, puis-je les reprendre à mon compte pour expliquer la Kentaja ?(en vous citant bien sur)
      Votre ressentis, vos questions tout sonne juste, vraiment merci !
      Pascal Girard, président des amis de la kenaja france

    2. Carla Maria Orue
      oct 13th
      Reply

      Me gustaria mandar algunas ideas que he visto en internet. Buscar…. “Como matar mosquitos” Es una solucion para evitar, a precio muy bajo, que los mosquitos acribillen a la gente. Tambien se podria plantar en ciertos lugares muy secos el arbusto Jojoba, creo que se escribe asi. Buscar en internet. A penas necesita agua pues las raices bajas mucho en la tierra, los frutos sirven para la gran cosmetica y son muy apreciados para muchas cosas. Da muy poco que hacer. Es una planta muy resistente. Su grasa reemplaza la grasa de la ballena para la cosmetica etc. Tambien si se quiere purificar el agua de todo tipo de parasitos peligrosos hacer esto: Llenad una botella de vidrio con agua aunque sea del rio. Tapar la botella. Dejarla a pleno sol todo un dia. Todos los parasitos, con ese calor se mueren. Luego ya se puede cocinar con ella o beber. Lei que se podia hacer lo mismo con una botella de plastico (pues es mas facil de encontrar y no se rompen) pero tambien lei que el plastico recalentado puede producir cancer….. Es que es verdad???? No lo sé por lo tanto lo mejor son las botellas de vidrio. Mi pequeña contribucion. Un abrazo a todos los de Kentaja y gracias por todo lo que hacen.

      • admin
        oct 29th
        Reply

        Hola Carla,
        Muchas gracias por tus ideas!!!
        El arbusto Jojoba solo se puede plantar en sitios muy secos? Nosotros estamos en una zona muy muy húmeda.
        El truco del agua no lo conocía!

  • Deja una respuesta para admin

    Haznos saber que opinas. Clic para cancelar respuesta.

  • Name (required):

    Email (required):

    Website:

    Mensaje:


    − 3 = seis

PHVsPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hYm91dDwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Fkc19yb3RhdGU8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfMzAwX2Fkc2Vuc2U8L3N0cm9uZz4gLSA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF8zMDBfaW1hZ2U8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzL3dvb3RoZW1lcy0zMDB4MjUwLTIuZ2lmPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfMzAwX3VybDwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cud29vdGhlbWVzLmNvbTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzE8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3LmFmcmljYWVzcGVyYW56YS5jb20vd3AtY29udGVudC90aGVtZXMvb3BlbmFpci9vcGVuLWFpci9pbWFnZXMvYWQuZ2lmPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfaW1hZ2VfMjwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cuYWZyaWNhZXNwZXJhbnphLmNvbS93cC1jb250ZW50L3RoZW1lcy9vcGVuYWlyL29wZW4tYWlyL2ltYWdlcy9hZC5naWY8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9pbWFnZV8zPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tL2Fkcy93b290aGVtZXMtMTI1eDEyNS0zLmdpZjwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX2ltYWdlXzQ8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb20vYWRzL3dvb3RoZW1lcy0xMjV4MTI1LTQuZ2lmPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfaW1hZ2VfNTwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cud29vdGhlbWVzLmNvbS9hZHMvd29vdGhlbWVzLTEyNXgxMjUtNC5naWY8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF9pbWFnZV82PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tL2Fkcy93b290aGVtZXMtMTI1eDEyNS00LmdpZjwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF8xPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL2V4YW1wbGUuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzI8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vZXhhbXBsZS5jb208L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfMzwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cud29vdGhlbWVzLmNvbTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FkX3VybF80PC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYWRfdXJsXzU8L3N0cm9uZz4gLSBodHRwOi8vd3d3Lndvb3RoZW1lcy5jb208L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hZF91cmxfNjwvc3Ryb25nPiAtIGh0dHA6Ly93d3cud29vdGhlbWVzLmNvbTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FsdF9zdHlsZXNoZWV0PC9zdHJvbmc+IC0gZGVmYXVsdC5jc3M8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19hcmNoaXZlczwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2FzaWRlc19jYXRlZ29yeTwvc3Ryb25nPiAtIFNlbGVjdCBhIGNhdGVnb3J5OjwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2F1dGhvcjwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fYXV0b19pbWc8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2Jpbzwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2NhdF9taWRfMTwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fY2F0X21pZF8zPC9zdHJvbmc+IC0gZmFsc2U8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19jYXRfbWlkXzQ8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2NhdF9taWRfNTwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fY2F0X21pZF82PC9zdHJvbmc+IC0gZmFsc2U8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19jYXRfbWlkXzc8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fY2F0X3RodW1iX2hlaWdodDwvc3Ryb25nPiAtIDE0MDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2NhdF90aHVtYl93aWR0aDwvc3Ryb25nPiAtIDIwNzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2NvbnRlbnQ8L3N0cm9uZz4gLSBmYWxzZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2NvbnRlbnRfZmVhdDwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fY3VzdG9tX2Nzczwvc3Ryb25nPiAtIC5hZmNvbnRhY3R7Zm9udDoxLjFlbSBHZW9yZ2lhLCBcIlRpbWVzIE5ldyBSb21hblwiLCBUaW1lcywgc2VyaWY7IGNvbG9yOiM0ODRhNGI7fQ0KLmFmY29udGFjdCBzcGFue21hcmdpbjowOyBwYWRkaW5nOjA7fQ0KLnRpdHVsb2NvbnRhY3R7Zm9udDoxLjhlbSBHZW9yZ2lhLCBcIlRpbWVzIE5ldyBSb21hblwiLCBUaW1lcywgc2VyaWY7IGNvbG9yOiM5MjliYTM7IHBhZGRpbmctYm90dG9tOjVweDsgcGFkZGluZy10b3A6MTVweDt9DQpoNiB7Zm9udC1zaXplOjE4cHg7IGZvbnQtZmFtaWx5OiBBcmlhbCwgSGVsdmV0aWNhLCBzYW5zLXNlcmlmOyBjb2xvcjojMGI4OGI3OyBtYXJnaW46MDsgfQ0KaDd7Zm9udC1zaXplOjE0cHg7IGNvbG9yOiNmZjMzMDA7IGZvbnQ6IEFyaWFsO30NCi5jb3JfdmVye2NvbG9yOiNiYzRkMTB9DQouY29yX2F6dXtjb2xvcjojMGM5N2NjfQ0KLmNvcl92ZXJ7Y29sb3I6IzZhN2YxOX08L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19jdXN0b21fZmF2aWNvbjwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2VtYWlsPC9zdHJvbmc+IC0gPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fZXhjbHVkZV9jYXRzPC9zdHJvbmc+IC0gZmFsc2U8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19mZWF0dXJlZF9jYXRlZ29yeTwvc3Ryb25nPiAtIEFjdGl2aWRhZGVzPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fZmVhdHVyZWRfcG9zdHM8L3N0cm9uZz4gLSA0PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fZmVhdF9pbWFnZV9oZWlnaHQ8L3N0cm9uZz4gLSAxOTU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19mZWF0X2ltYWdlX3dpZHRoPC9zdHJvbmc+IC0gNTQwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fZmVlZGJ1cm5lcl9pZDwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ZlZWRidXJuZXJfdXJsPC9zdHJvbmc+IC0gPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fZmxpY2tyX2VudHJpZXM8L3N0cm9uZz4gLSBTZWxlY3QgYSBudW1iZXI6PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fZmxpY2tyX2lkPC9zdHJvbmc+IC0gPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fZ29vZ2xlX2FuYWx5dGljczwvc3Ryb25nPiAtIDwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2hvbWVfb25lX2NvbDwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29faG9tZV9wb3N0czwvc3Ryb25nPiAtIDQ8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19pbWFnZV9kaXNhYmxlPC9zdHJvbmc+IC0gdHJ1ZTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ltYWdlX2hlaWdodDwvc3Ryb25nPiAtIDE3MzwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX2ltYWdlX3NpbmdsZTwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29faW1hZ2Vfd2lkdGg8L3N0cm9uZz4gLSAyMzA8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19sb2dvPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy5hZnJpY2Flc3BlcmFuemEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvOC1sb2cucG5nPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fbWFudWFsPC9zdHJvbmc+IC0gaHR0cDovL3d3dy53b290aGVtZXMuY29tL3N1cHBvcnQvdGhlbWUtZG9jdW1lbnRhdGlvbi9vcGVuLWFpci88L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19yZXNpemU8L3N0cm9uZz4gLSB0cnVlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2hvcnRuYW1lPC9zdHJvbmc+IC0gd29vPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2hvd19ibG9nPC9zdHJvbmc+IC0gZmFsc2U8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb19zaW5nbGVfaW1hZ2VfaGVpZ2h0PC9zdHJvbmc+IC0gMTAwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fc2luZ2xlX2ltYWdlX3dpZHRoPC9zdHJvbmc+IC0gMTAwPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdGFiczwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdGhlbWVuYW1lPC9zdHJvbmc+IC0gT3BlbiBBaXI8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb190aGVfY29udGVudDwvc3Ryb25nPiAtIGZhbHNlPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdGh1bWJfaGVpZ2h0PC9zdHJvbmc+IC0gMTQ1PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdGh1bWJfaW1hZ2VfaGVpZ2h0PC9zdHJvbmc+IC0gNzU8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb190aHVtYl9pbWFnZV93aWR0aDwvc3Ryb25nPiAtIDc1PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdGh1bWJfd2lkdGg8L3N0cm9uZz4gLSAyMTg8L2xpPjxsaT48c3Ryb25nPndvb190d2l0dGVyPC9zdHJvbmc+IC0gPC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdXBsb2Fkczwvc3Ryb25nPiAtIGE6Njp7aTowO3M6NjM6Imh0dHA6Ly93d3cuYWZyaWNhZXNwZXJhbnphLmNvbS93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzgtbG9nLnBuZyI7aToxO3M6NjQ6Imh0dHA6Ly93d3cuYWZyaWNhZXNwZXJhbnphLmNvbS93cC1jb250ZW50L3dvb191cGxvYWRzLzctbG9nby5wbmciO2k6MjtzOjY0OiJodHRwOi8vd3d3LmFmcmljYWVzcGVyYW56YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy82LWxvZ28ucG5nIjtpOjM7czo3MToiaHR0cDovL3d3dy5hZnJpY2Flc3BlcmFuemEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvNS1sb2dvX2NvcGlhMi5wbmciO2k6NDtzOjcwOiJodHRwOi8vd3d3LmFmcmljYWVzcGVyYW56YS5jb20vd3AtY29udGVudC93b29fdXBsb2Fkcy80LWxvZ29fY29waWEucG5nIjtpOjU7czo2NDoiaHR0cDovL3d3dy5hZnJpY2Flc3BlcmFuemEuY29tL3dwLWNvbnRlbnQvd29vX3VwbG9hZHMvMy1sb2dvLnBuZyI7fTwvbGk+PGxpPjxzdHJvbmc+d29vX3ZpZGVvX2NhdGVnb3J5PC9zdHJvbmc+IC0gU2VsZWN0IGEgY2F0ZWdvcnk6PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdmlkZW9fcG9zdHM8L3N0cm9uZz4gLSBTZWxlY3QgYSBudW1iZXI6PC9saT48bGk+PHN0cm9uZz53b29fdmlkcGFnZTwvc3Ryb25nPiAtIFNlbGVjdCBhIHBhZ2U6PC9saT48L3VsPg==